Luz de crepúsculo. Acuarela sobre papel. 17X24, septiembre 2016
Taberna. Dibujo sobre papel con lápiz graso. 29x31, Dublín invierno del 2016
Mujer reclinada. Dibujo sobre papel con lapiz y pastel. Realizado en el Ateneo de Barcelona, verano 2015
Delta del Ebro. Acuarela sobre papel. 23x31. El Delta, Tarragona invierno 2015
Iglesia al amanecer. Acuarela sobre papel, 17x24. Kublenz (Alemania) agosto 2016
Tormenta en julio. Acuarela sobre papel. 10x20. Playa de Gavà (Barcelona)2016
Carena
Sorres. Temple al huevo bruñido, 2009. 162x130 cm.
Jaume March. El jove baró. Temple al huevo y pan de oro bruñido, 2009. 162x130 cm.
Naúfrago. Temple al huevo y pan de oro bruñido, 2009. 162x130 cm.
Desconsuelo. Temple al huevo bruñido, 2009. 162x130 cm.
Esferas del sentido. Temple al huevo bruñido, 2009. 100x100 cm.
Abajo: temples al huevo realizados sobre tapaderas de barricas de vino, de la exposición Vestigis (2009)
Carena
Badia
Carena






Celta. Óleo/lienzo, 2004, 100x100 cm.
Días de otoño. Óleo/lienzo, 2006, 100x100 cm.
Deshielo. Óleo/lienzo, 2004, 100x100 cm.
Paisaje en azul . Óleo/lienzo, 2005, 100x30 cm.
A. Hervás Amezcua, “Sin Título”, óleo sobre tela, 62,5x62,5 cm
Riglos. Óleo/lienzo, 2004, 40x40 cm.
Homenaje a Cesáreo Rodríguez-Aguilera
Visión de Islandia. Óleo/lienzo, 2004, 40x40 cm. Colección particular, Sabadell
Lámparas en la noche. Inspirado en el poema de Viçent Llorca Calendario de Instintos. Óleo/lienzo, 2004, 40x40 cm. Colección Familia Cárcel, Barcelona
Estalla la tormenta. Óleo/lienzo, 2004
(40x40 cm., detalle). Colección familia Grau, Colonia (Alemania)
Algarabía. Óleo/lienzo, 2004, 40x40 cm.
Cometas. Óleo/lienzo. 50x50 cm, 2004 (detalle).
Colección particular, Barcelona
Puerto de Assilah. Acuarela, 2004. Colección familia Díaz, Gavà
Único Camino.
Óleo/lienzo, 146x114 cm, 1999
El mar en el pensamiento.
Óleo/lienzo. 50x50 cm, 2004 (detalle)
Paisaje imaginario. Acuarela/papel, 2003. Colección particular, Jaén
Rastros del tiempo. 2002, óleo/lienzo, 30x100 cm. Colección Nuria Roset, Barcelona
          Submarina (2003). Óleo/ lienzo, 100x30 cm. Colección particular, Madrid  
Latido en Amazul (2002). Óleo/lino, 62,5x125 cm. Colección Aurora Díaz, Barcelona
Cardina (2002). Óleo/lienzo, 40x40 cm. Colección Domi Carrillo, Barcelona
Esporóbulus (2002). Óleo/lienzo, 40x40 cm. Colección particular, Sabadell
Arriba:A partir de la tierra, óleo pintado sobre azada (Albacete, 1994). Colección particular, Albacete
Izda.: Al-Andalus, óleo sobre lienzo de 100x30
cm. Se utilizó como portada en un cd de la cantante Rosa Zaragoza titulado igual que el cuadro. Colección particular, Barcelona
Tunicia
Apunte de Túnez. Acuarela sobre papel. 2001. Colección particular, Barcelona
Illes de llum. Óleo/lienzo. 2000. Colección particular, Barcelona
Espíritus del agua. 100x100 cm, óleo sobre lienzo. 2000
Luz boreal. 40x40 cm, óleo/lienzo. 2001
Esperando la noche. Óleo/lino 1998 Esperando la noche. Óleo/lino 1998 Esperando la noche. Óleo/lino 1998
Esperando la noche. Óleo/lino, 62,5x125 cm, 1998. Colección Antoni Garrido, Gavà (Barcelona)

La pintura actual de Hervás Amezcua conecta con el factor desconocido que provoca las grandes turbulencias celestes, las cuales tienen su respuesta en las tierras aún volcánicas y en las aparentemente muertas arenas del desierto.
En sus telas hay un deseo de universalidad cósmica; una expresión, única en su raiz y ampliamente variada en las formas, de creatividad en estado puro. Desde la orilla del mar Mediterráneo -el gran lago interior en el que aprendió a conocer la vida y saber de la muerte-

Lifsrennig
Samuiska
Albor. Óleo/lienzo, 100x100 cm. 1994, Islandia. Colección Àslaug Inguidotti, Reykjavik
Conciencia. Óleo/lienzo, 50x62 cm. 1993-94, Islandia. Colección Josefina Barnils, Barcelona.

donde su más auténtica pintura empezó a hacerse tras los años de aprendizaje y de tanteos, Hervás ha viajado hacia lo alto de los cielos como hiciera el profeta bíblico al que arrebató un carro de fuego; pero también como hombre que teme y peca se ha introducido en los más profundos abismos.

Ha sabido captar y utilizar las características de ángel y demonio que hay en todos los humanos y ha aprovechado, sin quemarse en ninguna de las dos llamas en las que arden la virtud y el pecado, lo mejor de cada momento para explicarnos a través de la estética pictórica las diversas situaciones anímicas en las que por fuerza, antes o después, todos hemos de encontrarnos.

Bruguers
Luna malva. Gavà, 1998. Hotel Príncipe de Vergara, Madrid.
Bruguers. Óleo/lienzo, 62,5x62,5 cm. 1995. Col. part. Alcaldía Ayto. Gavà, Barcelona Luna malva. Óleo/lienzo, 100x100 cm. 1998, col. NH Madrid

En su caminar de profeta, el pintor no siempre ha estado en tensión. Sin desviarse de las rutas emprendidas, ha apreciado los momentos calmos en los viajes que ha realizado por Brasil, Islandia e Israel, así como ha gustado, antes de la marcha y en los periodos de regreso, de la galaxia de sensaciones que para él significa la playa de Gavà.

Pero nunca ha olvidado la misión que se había impuesto, el objetivo primordial de los viajes: descubrirse a sí mismo a través del conocimiento de un mundo en el que han quedado en estado puro todas las reacciones humanas. (...)

Porque es el ser humano, dueño absoluto de sus actos y manipulador de sus reacciones hasta tan alto grado que las mismas se ven como naturales, el que está en el fondo de las pinturas, las esculturas y los grabados de Hervás Amezcua.

Gavà cel, terra y mar. Óleo/lienzo. Gavá 1995.
Díptico creado según la visión y el concepto del espacio del arquitecto Jaume Vendrell.

El ser vacilante y dubitativo que cada uno es cuando empieza a autoconocerse, se transforma en él en una bien sincronizada capacidad para entender y plasmar lo que ve en clave de sentimientos. No se trata de reproducir, sino de sentir; no consiste todo en explicar, sino en ser.

Neguev. Óleo/lienzo, 120x150 cm, Israel 1990. Colección particular, Madrid
Nacimiento. Óleo/lienzo, 65x54 cm. 1998. Col. part. Aurora Díaz, Barcelona
Manaus Óleo/lienzo, 62x62 cm 1998. Colección particular, Madrid Garraf Temple al huevo y pan de plata sobre madera, 50x62 cm, 1993. Colección particular, Barcelona

La violencia del paisaje escogido por el pintor se sublima en la belleza de los colores del trópico y en extensiones en las que el viento forma y deforma a su gusto. Pero todo ello está alimentado por un planeta que en determinados lugares se desgarra para mostrar su encendido corazón. Y es entonces cuando el arte de Hervás Amezcua muestra su unidad creativa en el vasto espacio mental de las emociones.(...)

        Carmel. Óleo/lienzo, 150x120 cm. Israel, 1990. Col. part., Barcelona
Barcazas. Óleo/cartón, Los Ángeles, 1979. Col. part. galería Arnold Ashkenazy
La naturaleza a través del tiempo. 60x125cm, óleo/lienzo. Islandia, 1994. Col. part., Alemania
Bodas de sangre. 100x100 cm, óleo/lienzo. Israel, 1990. Dotación de la Fundación Hervás Amezcua
Espejo. 130x162 cm, 2000. Col. Fundación Sant Pau, Barcelona

Latido. 130x162 cm, 2000. Colección NH Cornellá

La luz es un elemento siempre presente, imprescindible, en la pintura y, en general, en toda la obra de Hervás Amezcua. Tiene, según entiendo, un decidido propósito de salvación que conecta, sin necesidad de hacerlo, con las experiencias de la mística. Así, si sabemos aprovechar la ayuda artística que nos ofrece, podemos ascender a paraísos de ensueño en los que la imaginación perpetúa todos los contenidos de su arte (...)

Josep M. Cadena
(extraído de "Hervás Amezcua y el pálpito de la materia")
Losti (Lujuria). 60x116 cm, óleo/madera, 1994. Col. Banco Nacional de Islandia
Tot passa en el silenci. Obra conjunta con el poeta Carlos Duarte

Portada
Escultura